Ruta Pacífica de las Mujeres - movimiento feminista ¡Las mujeres no parimos hijos e hijas para la guerra!

Bogotá, Colombia

Teléfono: (571) 716 9947

Celular: 313 333 7959

Dirección: Carrera 53 # 59-85 Barrio Quirinal

comunicaciones@rutapacifica.org.co

 

1891176 faceb twitter

Usted está aquí:Sala de Prensa»Comunicados»2014»La Ruta Pacífica de las Mujeres presenta informe a nivel regional de la Comisión de “La Verdad de las Mujeres víctimas del conflicto armado en Colombia”
Jueves, 13 Febrero 2014 00:00

La Ruta Pacífica de las Mujeres presenta informe a nivel regional de la Comisión de “La Verdad de las Mujeres víctimas del conflicto armado en Colombia”

COMUNICADO DE PRENSA No. 2- 2014

El Informe de la Comisión de la Verdad de las Mujeres será expuesto el 19 febrero en 8 Regiones de Colombia

  • Se trata de una sistematización con 1.000 testimonios de mujeres víctimas: una experiencia hecha desde la base, protagonizada por las mujeres y que pone sus voces en el centro del proceso de construcción de una verdad colectiva de la historia reciente de Colombia.
  • Las mujeres víctimas que decidieron confiar su testimonio a esta Comisión esperan que sus palabras y sus historias más íntimas contribuyan a que en Colombia el derecho a la paz y a una vida sin violencias se haga realidad.
  • Que esta memoria de la verdad de las mujeres sea parte de políticas de reconstrucción del tejido social.
  • Para las mujeres participantes de esta Comisión la paz no puede ser, luego de 60 años de conflicto, un deseo bien intencionado e ingenuo, sino una exigencia social, moral y política.

Bogotá, 13 de febrero de 2014. – El próximo 19 de febrero la Ruta Pacífica de las Mujeres bajo la dirección y coordinación de Marina Gallego Zapata,  se presentará el informe de la Comisión de la Verdad y Memoria en todas las regiones donde hace presencia: Antioquía, Bolivar, Cauca, Choco, Santander, Putumayo, Risaralda y Valle del Cauca. 

Esta investigación recoge la voz de las mujeres víctimas de las violencias de la guerra, las cuales deben ser escuchadas en el país, trayendo a la memoria de la sociedad, que ha estado enajenada a esta problemática, datos, cifras y hechos; no sólo de un pasado cruel y devastador, sino de un presente de muchas mujeres, que en búsqueda de una renuncia total extienden su clamor por un futuro mejor. La Comisión entreteje una sinergia entre la Memoria y la Verdad de las mujeres, esa que ha estado condicionada por el miedo o la representación de una realidad que no ha permitido dar sentido a esas terribles prácticas.

Las vivencias de las víctimas y sobrevivientes se cuenta a partir de las voces de más de mil mujeres mestizas, afrodescendientes e indígenas, que han sufrido los horrores de la guerra y guardaron esas memorias rotas durante años o décadas en su cuerpo y su corazón. Los testimonios se recogieron en 22 departamentos y más de 80 municipios donde están las organizaciones de la Ruta Pacífica de las Mujeres.

Este Informe, que inició su trabajo investigativo en el 2010 y presentó su resultado final el pasado 15 de noviembre de 2013 en Bogotá, hoy se amplía en las 8 regiones donde hace presencia la RP, dando cuenta de las violaciones de los derechos humanos contra las mujeres cometidos por los diversos actores armados en el marco del conflicto. Asimismo se estableció como uno de los principales objetivos del informe, el reconocimiento por parte del Estado y la sociedad colombiana de la DIGNIDAD y la VERDAD de las mujeres, y el aporte que ellas ofrecen para la construcción de la paz.

Esta memoria supone una sanción moral a los perpetradores que han causado tanto dolor y destrucción, e inicia una exigencia de compromiso en la prevención.

El valor de esta memoria no es la constatación del horror, sino que la palabra que lo cobija encuentre un sentido y sea compartida con la sociedad a la que se dirige.

En esta investigación las mujeres víctimas señalaron la responsabilidad de todos los actores armados en la guerra y reclaman la terminación del conflicto armado, porque las dinámicas del mismo son las responsables de los impactos sobre sus vidas, las de sus familias y sus comunidades, de la ruptura del tejido social y del cierre de las posibilidades de una vida más justa y en paz.

Además, establecieron la conciencia de la irreparabilidad de las huellas de la violencia en sus vidas, como el primer paso para acercarse a las víctimas cuando se habla de reparación. Las mujeres víctimas así lo consideran cuando afirman que no hay nada que les devuelva la dignidad pisoteada, y conciben la reparación como un ejercicio de reconocimiento y de condiciones sociales para “empezar de nuevo” en muchos casos.

Visto 934 veces